“Las expresiones que dejamos atrás”

“Las expresiones que dejamos atrás”

republica

La riqueza del idioma español se refleja en infinidad de elementos culturales que conforman la cotidianidad de muchas sociedades. Dentro de estos elementos, las frases, los refranes o los dichos con los que el mexicano suele transmitir su sabiduría son característicos de la cultura; sin embargo, al momento de heredarse y validarse por la juventud, se modifican, adaptan o desaparecen.

Antes de que para vernos bastara con saber que estábamos “conectados”, en un tiempo en el que nadie se ofendía porque lo dejaran en “visto”, o de que con un sólo dedo nos “etiquetáramos” públicamente, había expresiones que hacían referencia a situaciones “normales”. 

He aquí algunas de las frases que perdieron vigencia, se quedaron en el pasado y que, fuera del contexto en el que se utilizaron, suenan ilógicas, raras o simplemente cómicas.

  • “Ya nos cayó el chahuistle”

El chahuistle es un hongo que ataca el maíz y algunos otros cultivos.

Se le decía a quien llegaba y no era esperado; se le adjudicaba a la persona que interrumpía alguna situación o, simplemente, de la que su presencia resultaba imprudente.

  • “Ni que ocho cuartos”

La expresión proviene de España y también fue acuñada en la entonces Nueva España, cuando hacia finales del siglo XVIII se utilizaban los “realillos”: monedas que valían ocho cuartos de peseta, la moneda española.

Como vemos, fue muy extensa la vigencia de esta expresión, al escucharla todavía hacia finales del siglo pasado por los mexicanos, quienes para negar alguna cosa sostenían que no estaban dispuestos a ceder “ni ocho cuartos”.

  • “Ai nos vidrios “ 

En la década de los 90 la expresión fue muy popular entre algunos sectores de jóvenes mexicanos, quienes, por la similitud de las palabras, para acordar una cita o algún encuentro, preferían cerrar dicho acuerdo con esta frase, en lugar de decir “ahí nos vemos”.

  • “Hacer de chivo los tamales”

El tamal, platillo tradicional de la cultura mexicana desde la época prehispánica, normalmente se encuentra en sabores que combinan la carne de pollo o de res, con salsa verde, roja o mole, mientras que el tamal dulce se elabora con pasas.

Por lo anterior, escuchar a alguien decir que le “hicieron de chivo los tamales” significaba un completo engaño.

  • “Hacer de tripas corazón” 

Frase de mediados del siglo xx, con la que las generaciones pasadas describían un gran esfuerzo, la continuación de un proyecto a pesar de lo difícil que fuera, o resistir sin decaer.

Posiblemente, a partir de este pequeño glosario, te resulte interesante platicar con algún adulto mayor. Inténtalo e intercambien las expresiones coloquiales que cada uno conoce.

papa 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>