casa_rancho Por: Ezequiel Ortiz

Seguramente has advertido, en medio de una conversación, al escuchar al locutor de un medio de comunicación o leer algún escrito informal, cómo se abusa del adverbio relativo donde: el lugar donde me encuentro, la casa donde estoy, la carta donde escribí

¿Por qué preferir el uso del adverbio relativo en lugar de simplemente utilizar el respectivo pronombre relativo? Recordemos un poco las reglas gramaticales antes de responder.

pronombre

El pronombre es pertinente cuando el antecedente es un sustantivo

sustantivo

Sí, aunque el sustantivo casa implique un lugar. Veamos cómo usar un pronombre es incluso más preciso, pues nos ayuda a identificar directamente y sin duda alguna al antecedente. Así, nos damos cuenta de que lo más correcto sería decir:

  • La casa del rancho en el que nací.

En cambio, si usamos el adverbio donde, no nos queda claro a qué sustantivo nos referimos, ¿la casa o el rancho?

Por otro lado, el adverbio relativo se hace necesario solo cuando el antecedente es otro adverbio:

  • Allí donde nací.

También es necesario cuando el antecedente es una circunstancia:

  • A 30 metros sobre el nivel del mar, donde el clima es cálido.

Observemos que el adverbio se requiere al no poder identificar un sustantivo como antecedente, pues en este caso se trata de una circunstancia.

rancho

Caso especial es el de los nombres de lugares, un país, por ejemplo:

  • Argentina, donde habitan muchos descendientes de italianos, está de fiesta.

Este uso es pertinente debido a la dualidad del nombre: Argentina puede funcionar como sujeto cuando está relacionado con una acción, y como referente de lugar, es decir, cuando hablamos del país como zona geográfica, como una circunstancia.

Lo anterior no significa que todo lo que señala lugar requiera un adverbio relativo en vez del sencillo pronombre respectivo. Es posible emplear la forma “El lugar en el que me encuentro”, y también “El lugar donde me encuentro”.

Ahora bien, no siempre que algo hace referencia a un lugar se requiere un adverbio relativo en vez de su respectivo pronombre relativo. ¿Por qué? Pensemos en un paralelismo: si día hace referencia a tiempo, escribiríamos siempre:

  • El día cuando te conocí.
  • La noche cuando viajé.
  • El instante cuando me descuidé.

Estas construcciones podrían parecer más elegantes, pero, ¿son necesarias?

En resumen, el adverbio relativo solo se requiere cuando:

  • El antecedente es otro adverbio.
  • El antecedente es una circunstancia.

Por supuesto, en el habla coloquial pocas veces nos damos cuenta de estos detalles. Sin embargo, es recomendable prestar atención para expresarnos adecuadamente y aprovechar las posibilidades de nuestro idioma.

Para aprender más sobre la correcta utilización del lenguaje, conoce los libros de Español de Fernández editores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>